CPR, La nueva normativa europea y los cambios que supone respecto de los CONDUCTORES DE BAJA TENSIÓN

1 de julio de 2017. Fecha importante en normativa.

La CPR (Construction Product Regulation) es un reglamento emitido por la Unión Europea con el propósito de regular los límites de la resistencia al fuego y sustancias peligrosas en los materiales utilizados en la construcción.

Este reglamento aplica a todos los productos destinados a ser incorporados, de forma permanente, en la construcción. No sólo incluye edificios, sino también obras de ingeniería civil. En lo que a los cables respecta, las disposiciones CPR aplican a los cables de energía, de telecomunicaciones, de datos y de control.

La CPR contempla seis nuevas clases, designadas desde la A a la F, donde A implica el máximo nivel de reacción, siendo el producto no combustible y F el menor nivel de reacción, que no supera ni la propagación de la llama. De esta nueva clasificación, B, C, D y E serán las clases usadas principalmente para cables.

La aplicación oficial de la CPR entra en vigor el 1 de julio de 2016. Hay un período transitorio de 1 año, durante el cual toda la cadena de suministro debe adecuar su stock a la nueva normativa. A partir del 1 de julio de 2017, todos los cables de nueva instalación deberán cumplir con la regulación CPR.

A modo de resumen, se establece la clase Cca-s1b,d1,a1 para todos los casos en que el REBT y el RSIEI pide la instalación de cables de alta seguridad (Afumex (AS)), no propagadores del incendio y con emisión de humos y opacidad reducida. Es decir, para todas las instalaciones de enlace (ITC-BT 14, ITC-BT 15 e ITC-BT 16) y para todos los locales de pública concurrencia (ITC-BT 28), excluidos servicios de seguridad no autónomos.

También se establece la citada clase para locales con riesgo de incendio o explosión (ITC-BT 29).

La nueva clase Cca-s1b,d1,a1 comporta mejor reacción al fuego que los tradicionales cables AS pues los ensayos serán más exigentes y se controlarán nuevos parámetros como la generación de calor o el desprendimiento de gotas o partículas durante la prueba de fuego.

  • Cca:  valores limitados de propagación de las llamas y liberación de energía (ver cuadro 1. 1-4 del Reglamento de Productos de Construcción) y no propagador de la llama según UNE-EN 60332-1-2.
  • s1b: escasa producción y lenta propagación de humo y transparencia de humos entre el 60% y el 80% (UNE-EN 61034-2)
  • d1: sin caída de gotas o partículas inflamadas durante más de 10 s (UNE-EN 50399-2-2)
  • a1: baja acidez (UNE-EN 50267-2-3 –> conductividad < 2,5 μS/mm y pH > 4,3)

Para el resto de casos la clase de aplicación será Eca, salvo cuando se exigen cables resistentes al fuego para servicios de seguridad no autónomos según ITC-BT 28 o cables para servicios móviles (provisionales de obras (ITC-BT 33), ferias y stands (ITC-BT 34), etc.).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *